Dos ancianos duermen juntos

Mis abuelos se vieron por última vez la noche del pasado viernes. Él tenía 76 y ella 74. Eran como las once y media de la noche cuando ambos decidieron matarse. Él fue quien trituró las pastillas para disolverlas en té mientras ella se ponía la pijama luego de verse con sus amigas en el bingo. Unos diez minutos después se echaron sobre la cama para decirse adiós tras el buenas noches. Él siempre a la pared y ella hacia el borde. Bebieron el té hasta el fondo. Nunca dejaron de verse a los ojos hasta el momento de dormir. No hizo falta apagar la luz de la mesa de noche.

Ambos cerraron los ojos al mismo tiempo… pero solo ella despertó.

Acudimos a la casa para atenderla. Ella no podía hablar. Llegaron los tipos de la funeraria para vestir a mi abuelo, pero mi abuela pidió estar presente, que sería ella quien vista por última vez a su esposo tras 50 años de matrimonio.

Mi abuela sacó el terno del armario, lo dejó al lado de la cama y pasó a desvestir por última vez a mi abuelo. Cuando estaba por sacar el pantalón, siente con las manos un papel dentro de los bolsillos. Era una nota.

Despertaste y yo no… No te sientas triste por mí. Sé lo que hiciste con Mario. Siempre lo supe. Tanto tiempo engañado hasta ahora… Sé que no ibas al bingo con tus amigas, pero no hace falta lamentarnos. Ya no hace falta para mí. Tras una vida contigo, y a pesar de las mentiras a tantísima edad, solo me quería morir pero me quería morir junto con quien me ame hasta su propia muerte. Morirnos juntos y saber que te querías morir conmigo. Ese era mi sueño de matrimonio y a nuestra edad ya no hay segundas oportunidades… Pero no podía, a la vez, dejarte sin amar a alguien más. Por eso despertaste y yo no. Gracias por morirte conmigo y ahora continúa tu historia de amor. 

Mi abuela llegó a vivir hasta los 89 años. Como se quedó viuda, tuvimos que traerla a casa para cuidarla. A las pocas semanas del entierro ella seguía yendo al bingo con sus amigas y no dejó de hacerlo hasta la última noche que nos acompañó. Lo último que dijo fue que esta vez no moriría por segunda vez, que esta vez moriría por ella y nunca despertó.