¿Cómo saber cuándo estás enamorad@?

Cada persona tiene la manera de saber cuándo está enamorada. Nunca falta el tartamudo, el que suda por las manos, el que aparenta sentir nada especial, el que piensa todo el día, el que se fija cada minuto si está conectad@ en Facebook o quien siente mariposas en el estómago. En resumen, existen infinitas maneras de abordar el tema.

Si reflexionamos un poco más, notamos que nuestra forma de identificar el amor cambia con el tiempo y no necesariamente para mejor. Las malas experiencias, por ejemplo, mellan en nuestra experiencia para ser más cautos y desconfiados. Este cambio de actitud responde a un sentido de supervivencia emocional, algo sumamente instintivo.

En este punto, luego de reconocer que no somos los mismos de hace años, me pregunto cómo habrá sido el amor cuando éramos niños, exactamente qué sentíamos. Creo que en esa etapa experimentamos el amor más puro de nuestras vidas, porque no considerábamos distractores como el buen sexo o la figura femenina. «Recuerdo que a esa niña yo la amaba, pero no pensaba en nada perverso. Tan solo era feliz jugando con ella o estando cerca», especificó un amigo sobre el tema.

Sentirse como un niño al divisar el amor es un referente que vale la pena considerar, porque entregamos cariño sin miedo a las malas experiencias anteriormente vividas. Por su puesto, esta idea supone un compromiso con la pareja para llevar adelante un proyecto de felicidad basado en el regreso a la inocencia.