fbpx
un gran viaje Reflexiones 

Un gran viaje

Quiero hacer un viaje y todo el mundo me dice que estoy loco, pero creo que de eso se trata, de simple locura para hacer a pie y con un poco de suerte el tramo que planeo cubrir. Espero que alguno esté animado en acompañarme, porque sería de mucha ayuda motivacional ya que nadie de los que conozco está muy animado en decirme. Algunos me dicen que puedo irme solo, cosa que lo estoy pensando, pero mejor es compartir dicho viaje con alguien. Más que por seguridad, lo digo por…

Leer más
Reflexiones 

Mi Europa desencantada

Mis últimos días en Lima fueron insoportables. Ya me quería largar, hacer las maletas, dejar las noticias de mierda atrás y experimentar la vida en una Europa que siempre ha servido de ejemplo en Latinoamérica como ejemplo de sociedad, cultura, educación y política. Sentía ansias por conocer el viejo continente donde se originaron las ideas más revolucionarias en el horizonte occidental del planeta. ¡Carajo que moría de ganas! Pero debo admitir algo: en todos lados se cuecen habas. Hasta la fecha tuve la oportunidad de conocer Portugal, España, Francia, Holanda,…

Leer más
Reflexiones 

“¿Qué tal, te divertiste?”

“¿Qué tal, te divertiste?” es una pregunta constante cuando me preguntan por mis viajes en solitario por Europa. Hace unas semanas tuve la oportunidad de conocer Bruselas, Brujas, Amberes, Rotterdam, Amsterdam, Berlín, Varsovia, Cracovia y Praga. Suena genial, ¿verdad? La cuestión es que el viaje, de hecho, sí fue bastante genial… pero la palabra “divertido” simplemente no encaja para describir toda la experiencia. No siento haberme divertido, porque la mayor parte del tiempo me la pasé caminando, divagando en soledad, investigando algo de historia, analizando algunos mapas, conociendo a otros viajeros…

Leer más
Reflexiones 

Deberías ser como los delfines…

Un guía turístico de la empresa ‘Habanatur’ me dijo algo cierto sobre la vida cotidiana en Cuba: “Los cubanos son como los delfines: viven con el agua por el cuello, pero no dejan de sonreír”. Anoté la frase en un cuadernillo de cuero para dedicarla posteriormente a mi regreso a Lima, y reposé la cabeza sobre la ventanilla del bus que paseaba por La Habana Vieja para comprobar si era cierta la reflexión del guía. “¿Cómo será la voz de un cubano triste? ¿Se puede mostrar tristeza en ese tono…

Leer más
Psicología Reflexiones 

Cada viaje, cada promesa

Antes de viajar a La Habana y Varadero, recuerdo haber leído que lo divertido de cualquier travesía es la ida y el regreso. Una vez que llegué a esas dos ciudades, de hecho, lo chévere también fue eso: la idea y el regreso de los nuevos lugares que visitaba, como que la meta solo fuese un nuevo punto para dirigirte a un nuevo horizonte. A esta diversión muy personal, introspectiva, debe sumarse la promesa. En mi libreta de temas lo apunté así: “Cada viaje, cada promesa”, como quien busca hacerme…

Leer más
Reflexiones 

“Bienvenido a Chile, po”

Mis primeros días en Santiago de Chile los pasé en una casa chiquita de Maipú, gracias a la ayuda de una buena amiga. Ella me presentó a un vecino, algo viejito y muy bonachón, quien me da la mano para saludarme respectivamente y decirme lo que muchos conocidos parecen haber acordado desde que se fundó la nación: “Bienvenido a Chile, po”. La frase, por coyuntura internacional, vino acompañada con un “¡Chuta, nos quieres quitar nuestro mar!”. Luego se acabó la conversación con varias risas y otro apretón de manos. Cuando…

Leer más
Psicología Reflexiones 

Viajar a otro país es como salir de una vagina

Para seguir con la historia de mi visita al Museo de las Bellas Artes, recuerdo haber salido de una vagina cuatro veces. Y no, no es lo que seguro estás pensando. En cada acceso a las salas del museo había una tela muy tensa colgada desde el techo hasta el suelo, la cual debías atravesar para continuar el camino. Incluso, recuerdo que en una sala en especial había un ducto de tela blanca por donde ingresaba para salir del otro extremo con mucha dificultad, como quien sale de una vagina…

Leer más
Reflexiones 

El niño que perdió su cerebro

En el Museo de las Bellas, ubicado en Santiago de Chile, recuerdo a un niño que no dejaba de gritar “¡Estoy buscando mi cerebro!” mientras caminaba por el recinto. Mi amiga Paula, o la Paula para no dejar mi chilenismo, no dejaba de reírse por la cómica escena, pues el menor caminaba como perdido entre las obras y unos “riñones” muy coloridos con mensajes que colgaban del techo. Sus palabras me hicieron pensar, pues realmente las obras me parecían tan extrañas y sin sentido aparente, algo que terminó por aturdir…

Leer más