fbpx
Reflexiones 

“Bienvenido a Chile, po”

Mis primeros días en Santiago de Chile los pasé en una casa chiquita de Maipú, gracias a la ayuda de una buena amiga. Ella me presentó a un vecino, algo viejito y muy bonachón, quien me da la mano para saludarme respectivamente y decirme lo que muchos conocidos parecen haber acordado desde que se fundó la nación: “Bienvenido a Chile, po”. La frase, por coyuntura internacional, vino acompañada con un “¡Chuta, nos quieres quitar nuestro mar!”. Luego se acabó la conversación con varias risas y otro apretón de manos. Cuando…

Leer más
Reflexiones 

El niño que perdió su cerebro

En el Museo de las Bellas, ubicado en Santiago de Chile, recuerdo a un niño que no dejaba de gritar “¡Estoy buscando mi cerebro!” mientras caminaba por el recinto. Mi amiga Paula, o la Paula para no dejar mi chilenismo, no dejaba de reírse por la cómica escena, pues el menor caminaba como perdido entre las obras y unos “riñones” muy coloridos con mensajes que colgaban del techo. Sus palabras me hicieron pensar, pues realmente las obras me parecían tan extrañas y sin sentido aparente, algo que terminó por aturdir…

Leer más