fbpx
Reflexiones 

“Bienvenido a Chile, po”

Mis primeros días en Santiago de Chile los pasé en una casa chiquita de Maipú, gracias a la ayuda de una buena amiga. Ella me presentó a un vecino, algo viejito y muy bonachón, quien me da la mano para saludarme respectivamente y decirme lo que muchos conocidos parecen haber acordado desde que se fundó la nación: “Bienvenido a Chile, po”. La frase, por coyuntura internacional, vino acompañada con un “¡Chuta, nos quieres quitar nuestro mar!”. Luego se acabó la conversación con varias risas y otro apretón de manos. Cuando…

Leer más