fbpx
Reflexiones 

No fue un sábado cualquiera en Sargento Pimienta

No fue un sábado cualquiera en Sargento Pimienta cuando una mano presuntamente desconocida tocó mi hombro para recordarme el frío de las alturas y el embriagador soroche de una pasión extinguida por el olvido. O, por lo menos, del recuerdo inmediato cuando tan bella dama se me acercó a saludarme mientras la memoria se esforzaba en reconocerla. Tuve que fijarme en algún detalle, algo característico que revele su identidad. Mírate al espejo. Si nos hubiéramos conocido en otro contexto ni me besarías. No te rías, mis besos no son tan…

Leer más