fbpx
psicologia-malas-noticias-ciencia-hormonas-cortisolArtículos Psicología 

Determinan cuál es el mejor momento del día para decir una mala noticia

Hay que tener mucho tino para dar malas noticias.

Puedes esperar a que suceda algo terrible para luego dar tu información catastrófica, así sientes que actuaste según las circunstancias. “Mejor es sufrir en una que por partes”, piensas para no sentirte tan mal en medio del cargamontón de la tragedia ajena.

O puedes aguardar por una situación feliz para revelar la mala noticia que arruinará el momento. “Al menos todo estará en equilibrio: noticia mala en una circunstancia positiva da por resultado un momento neutro”, piensas para tranquilizar tu psique.

Lo cierto es que nunca sabemos cuándo dar una mala noticia. Felizmente, la ciencia ha aportado lo suyo con cuál es el mejor momento del día para soltar esa bomba que arruinará la vida de alguien.

Cuestión del cuerpo

La base científica para evaluar cuándo es el mejor momento para dar una mala noticia está en el organismo humano. Partiendo de la idea que una mala noticia genera estrés, esta debe darse a conocer cuando el organismo esté lo más apto posible para asumir tremenda carga emocional.

La hormona asociada a las respuestas de estrés es el cortisol, cuya función es aumentar la glucosa en el flujo sanguíneo para que el organismo reaccione con suficiente energía a las situaciones de estrés.

Yujiro Yamanaka, Hidemasa Motoshima y Kenji Uchida, autores del artículo Hypothalamic‐pituitary‐adrenal axis differentially responses to morning and evening psychological stress in healthy subjects, evaluaron los niveles de cortisol a 27 personas por cada dos horas durante un día entero. Los resultados arrojaron que el pico de cortisol es en las mañanas y va disminuyendo con el pasar de las horas, dando cuenta que el cuerpo está más preparado a reaccionar a las malas noticias durante la primera parte del día.

La respuesta no es tan obvia

Uno pensará que el mejor momento, entonces, para dar una mala noticia es en las mañanas. Resulta que no es así, sino todo lo contrario.

El mismo equipo sometió al grupo a pruebas de estrés durante la mañana y la noche para notar las diferencias según el nivel de cortisol.

La investigación concluyó que el estrés durante la mañana tiene niveles más altos de cortisol en sangre que en la noche; lo que quiere decir que al final del día somos menos sensibles a esta hormona y, por ende, al estrés que puede ocasionar una mala noticia.

La conclusión es algo así como “si tu organismo no es capaz de reaccionar al estrés a cierta hora de la noche, aprovéchalo para enterarte de todas las cosas malas de tu vida”. Suena trágico, pero al menos ya tenemos una idea del horario perfecto para dar esa información trágica que podría cambiarle el destino de una persona.

Te puede interesar

¿Algo que comentar?

A %d blogueros les gusta esto: