fbpx
psicologia-comer-solas-articulo-oxfordpsicologia-comer-solas-articulo-oxfordArtículos Psicología 

Comer a solas significa infelicidad (?)

Un estudio publicado por Oxford Economics concluyó que comer a solas es una actividad relacionada con la infelicidad. Quizá te parezca bastante lógico teniendo en cuenta que las comidas son espacios de interacción social. Un almuerzo no es un simple almuerzo, sino una oportunidad de relacionarse con compañeros del aula, colegas del trabajo o amigos casuales.

No obstante, justamente porque esta idea parece “bastante lógica” es a la vez peligrosa por lo que supone una lectura equivocada sobre el equilibrio emocional de quienes no tienen con quién compartir las comidas.

Comer a solas

Un video compartido por Thrive Global echa por tierra lo concluido por el estudio del Oxford Economics, aunque de una manera muy superficial.

La protagonista del video desarrolla el argumento que comer sola genera un espacio personal e íntimo donde se desarrolla la creatividad. También habla de no dejarse intimidar por quienes creen que comer solo es propio de gente extraña.

El problema es que -a mi parecer- hubo una lectura muy literal sobre la conclusión del estudio del Oxford Economics y se perdieron ciertos matices sobre lo que significa comer solo.

El hecho de alimentarse sin compañía no es una prueba estricta de infelicidad; no obstante, debe considerarse como una pista -entre muchas otras- para evaluar el comportamiento de quienes podrían estar pasando por un mal momento.

Una objeción

El video peca de eso: entiende la “pista” como una “prueba irrefutable” de que comer solo es muestra de que algo está pasando con el equilibrio emocional de una persona.

Además, el hecho de juzgar así a quienes comen de determinada manera da más pistas de quien evalúa la situación que el sujeto que es evaluado. Creer que alimentarse -una necesidad básica de la humanidad- tiene estándares de calidad según con quiénes compartas en la mesa demuestra que la identificación de sujetos particulares depende necesariamente de la visibilización de su círculo social.

Quiero pensar que esta lógica detrás de alimentarse en compañía es algún instinto que heredamos de los antepasados. Algo así como comer todos como grupo hacer suponer que cada integrante es confiable, mientras que los que se alimentan solos son personas ajenas a la colectividad e indiferentes al trabajo comunitario.

¡Qué será! Comer solo es un misterio dentro de otro: genera sospechas y a la vez intriga de quien prefiere compartir su tiempo en soledad en una era digital en la que todos estamos conectados con todos.

Foto: Jim PennucciFlickr. Bajo licencia de Creative Commons

Te puede interesar

¿Algo que comentar?

A %d blogueros les gusta esto: