fbpx
psicologia-amistad-esos-amigos-que-no-sabes-como-diablos-conocisteArtículos Reflexiones 

Esos amigos que no sabes cómo diablos conociste

La amistad puede ser tan extraña. Hay momentos en los que te preguntas cómo diablos eres amigo de alguien que es tan contrario a ti. Yo tengo mi teoría, y la clave es el tiempo.

Pero veamos primero el significado de amistad según la Real Academia Española. Según esta institución, la amistad es el “afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato”.

No somos los mismos

El detalle aquí es el término “afecto”, pues se trata de un apreciación que nace de uno para generar una relación con el otro, y dicha “apreciación” es el resultado de la experiencia personal.

O en otras palabras, el afecto es resultado de una sensación personal en un momento determinado en el tiempo. Ahora, es posible que tengas nuevos amigos según nuevos parámetros que antes ni se te hubiesen pasado por la mente. Y es que no somos los mismos durante el tiempo, por lo que cada amigo -según la edad- es muestra de cómo nos hemos relacionado con la gente a través de los años.

Pienso que eso es lo interesante de volver a encontrarse con amistades congeladas, ya casi desaparecidas, porque así te topas con las últimas impresiones que dejaste en aquellas personas que considerabas tus incondicionales.

Amigos a pesar de todo

Entonces, como no somos los mismos a través del tiempo, acaba siendo probable toparnos con amigos que en la actualidad resultan tan diferentes hasta el punto de mantener la relación amical, a pesar de las diferencias.

Es aquí donde el tiempo es clave, porque hay un margen en el que ya las discusiones pasan a un segundo plano al haber una lealtad entre ambas personas, pese a que somos seres sociales que buscan personas similares en términos de valores, preferencias y rasgos de la personalidad.

Hay el rumor de que una amistad dura para toda la vida cuando pasan siete años. No soy de dar cifras, porque no creo en las relaciones sociales con fecha de caducidad, pero siete años es un tiempo considerable para que dos personas se conozcan los suficiente.

La lealtad. Pienso que eso es lo más noble de cualquier amistad: saber que a pesar de las diferencias, incluso las más vicerales, existe una empatía, un cariño desinteresado.

Te puede interesar

¿Algo que comentar?

A %d blogueros les gusta esto: