fbpx
primera-impresion-psicologia-relaciones-socialesArtículos Reflexiones 

Mi singular estrategia en las primeras impresiones

Admito ser muy quisquilloso cuando conozco a nuevas personas. Los que recién me conocen -lo sé por comentarios de amigos en común- me tildan de alguien muy serio y hasta con poca gracia. No se equivocan, pues así soy en mis primeras impresiones. ¡Pero cuando me dan confianza, la cosa cambia! Claro que entre el “André chévere” y el “André serio” hay una brecha temporalmente indefinida: puede durar días, semanas… o solo una tarde de copas.

La verdad es que siempre estoy abierto a conocer nueva gente, solo que mantengo mis reservas al inicio. Lo que sí es que no me gusta perder el tiempo interactuando por gusto, así que siempre aplico una pequeña estrategia que me ha servido para filtrar gente y así ahorrarme horas de incomodidad.

El tiempo es clave

Oscar Wilde siempre decía: “no hay una segunda oportunidad para una primera impresión”, así que cada instante cuenta al saludar a alguien.

De acuerdo con la coach internacional Carol Kinsey Goman, contamos con siete segundos y una sola oportunidad para dar una buena impresión.

En el momento en que te mira un desconocido, su cerebro comienza a trabajar creando miles de asociaciones para preguntarse si eres de fiar o, por el contrario, debe desconfiar de ti“, explica Goman.

A esta lógica hay que agregar un detalle: la magia de la primera impresión no es responsabilidad exclusiva de quien se presenta. En el encuentro entre dos personas que recién se conocen, ambas están sometidas al mismo análisis y rigurosidad de la primera impresión.

Mi estrategia

Siendo así la situación, lo que yo hago de buenas a primeras es decir la siguiente frase: “Hola, me llamo André” antes de acercarme a hacer el saludo correspondiente.

Si esta persona me dice: “Hola, me llamo…“, siento que las cosas van geniales, es alguien con quien sé que puedo hablar porque me sigue el juego y tiene una intención de hacerse presente en mi memoria dándome se nombre. Esta pista me parece importantísima en todas las circunstancias de las vida social, incluso en el trabajo.

En cambio, si la respuesta es: “Hola…“, sin más, pues simplemente no le importas ni tres carajos. A veces ocurre que se quedan sin habla por alguna razón, pero la mayoría de las veces ocurre que es gente que ni le interesa conocerte u hablarte por el resto del día.

¿Tienen alguna otra estrategia de primera impresión? Cuéntame en los comentarios.

 

Te puede interesar

¿Algo que comentar?

A %d blogueros les gusta esto: