fbpx
gato-negro-sal-espejo-escaleras-supersticiones-martes-13Artículos 

El origen de las supersticiones

La superstición es una manera de explicar la realidad a partir de asociaciones ilógicas. “Si te sientas frente a una de las esquinas de la mesa, te quedarás soltero de por vida” o “Tendrás siete años de mala suerte por romper un espejo” son algunas de las supersticiones más populares en Occidente y tienen por objetivo advertir cómo es que puede llevar el infortunio a nuestras vidas.

Basta leer detenidamente cada superstición para dar cuenta que no hay una conexión lógica entre la mala suerte y el supuesto objeto que la genera. No obstante, hay un pasado histórico de cada superstición y resultan muy interesantes para quienes buscan saber cómo hemos construido nuestro imaginario colectivo a partir de las experiencias.

Romper un espejo

Echemos un vistazo atrás. Los primeros espejos eran carísimos y muy frágiles, porque -allá por el Siglo XV- estaban hechos de una lámina muy delgada de plata en la parte posterior. Eran un lujo que solo la clase alta se lo permitía, por lo que los criados eran los encargados de limpiarlos y transportarlos. En caso de estropear algún espejo, la servidumbre podía pasar años sin paga hasta costear el daño. Y de allí vendría la advertencia que hoy tanto empleamos.

Echar la sal

En los tiempos de los romanos, la sal era un bien escaso. Echarla accidentalmente al piso, por lo tanto, era considerado como un mal presagio, un infortunio al que solo puedes escapar echando otro poco de sal sobre el hombro izquierdo.

Debajo de las escaleras

Pasar por debajo de las escaleras, además de ser riesgoso, fue considerado desde el cristianismo como una “rotura” de la Santísima Trinidad. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? Pues en la figura triangular que se genera al colocar una escalera sobre una pared.

Martes de Marte

Los días martes suelen ser considerados de mala suerte, debido al origen griego de esta fecha. Martes proviene del día de la semana dedicado a Marte (también referido como Ares, hijo de Zeus y Hera), el dios de la guerra. Por lo tanto, la violencia, la destrucción y el caos eran cosas que se esperaban para esa fecha.

El número desafortunado

Hay muchas razones para considerar a la cifra 13 como de la mala suerte, especialmente si eres cristiano. Fueron 13 los asistentes a la Última Cena de Jesús y son 13 los capítulos del Apocalipsis, siendo el treceavo el referido al anticristo y a la bestia.

Minino negro

Los gatos negros fueron vinculados a la brujería en la Edad Media. Se cuenta que estos mininos eras perseguidos, debido a que las brujas se transformaban en estos animales. Incluso, el solo hecho de cuidar a uno te ponía en serios aprietos con las autoridades.

Te puede interesar

¿Algo que comentar?

A %d blogueros les gusta esto: