fbpx
espanol-antiguo-insultos-vocabulario-diccionario-rae-real-academia-espanolaArtículos Reflexiones 

Insultos del español antiguo que aún valen la pena usar

Hay maneras de insultar y siempre cae bien aprovechar la ignorancia del resto. La cuestión es usar las palabras precisas para exteriorizar nuestra molestia, pero sin incomodar y la mejor manera de hacerlo es utilizando términos poco comunes o arcaicos para hacer catarsis sin perjudicar las relaciones sociales.

Para que no pierdas tiempo buscando en el diccionario, comparto una relación de insultos que poco a poco han quedado en el olvido y que ahora forman parte del repertorio histórico del español.

Cambio de palabras

Me llama la atención cómo es que estas palabras fueron abandonan progresivamente hasta quedarse prácticamente en el olvido. Una de las razones es por la evolución de nuestras emociones y los términos empleados para señalar aquello que nos molesta. Aunque parezca increíble, las emociones -así como los sentimientos- han variado según el contexto histórico de cada sociedad.

Por ejemplo, el término “nostalgia” no siempre ha sido el mismo. “Era una enfermedad del siglo XVIII de los marineros: algo que les pasaba cuando estaban muy lejos de su casa, y estaba vinculada al anhelo de regresar”, señaló Sarah Chaney, experta del Centro para la Historia de la Emociones, en una entrevista a BBC Radio 3.

Insultos antiguos en español

Ahora sí vayamos a la lista completa de 11 insultos del español antiguo. Siempre es bueno ampliar el vocabulario para así dar cuenta de nuestras molestias con estilo.

Mamerto: de pocas luces
Vidaperdurable: un pesado
Crapuloso: sinvergüenza
Cagalindes: cobarde
Zascandil: que va de un lado a otro sin hacer nada de provecho
Fantoche: ridículo, grotesco
Zurumbático: lelo, atontado, lento
Petimetre: que se preocupa mucho en seguir las modas y mantener la compostura. Postureador profesional.
Verriondo: siempre excitado sexualmente
Mangurrián: poco civilizado, asilvestrado
Carcunda: de ideas retrógradas
Baldragas: hombre flojo, sin energía
Casquivano: no tiene formalidad en sus relaciones sexuales
Mamacallos: hombre tonto y pusilánime
Zurcefrenillos: aquel hombre que realiza actividades propias de un insensato
Mangurrían: poco civilizado y de formas toscas
Bellaco: malo, pícaro, ruin

Te puede interesar

¿Algo que comentar?

A %d blogueros les gusta esto: