fbpx
depresion-sonrisa-psicologia-salud-psiquiatria-suicidioArtículos Psicología 

La ‘depresión sonriente’, la peor de todas las sonrisas

Siempre me ha intrigado la incongruencia de las personas. No me refiero al plano de sus convicciones y el hacer en su vida cotidiana, sino en los gestos que pueden apuntar a ciertas ideas, pero acaban siendo otras totalmente opuestas. Creo que no hay nada más bello que las contradicción humana: pretender la inquebrantabilidad del espíritu dentro de un cuerpo lleno de grietas.

Toda esta reflexión me llevó a algo bastante curioso, y se trata de la ‘depresión sonriente’ o también conocida clínicamente como la ‘depresión atípica’.

La depresión sonriente

¿Cómo es que la sonrisa -símbolo universal de la felicidad- puede ser una señal de la depresión? Justo eso hace que esta enfermedad sea difícil de detectar, porque se enmascara con otros estados de ánimo. Uno acaba deprimido y ni cuenta se da.

La Clínica Mayo, ubicada en Minnesota, Estados Unidos, dio a conocer cuáles son las claves para identificar la ‘depresión sonriente’.

  • Sentir una mejora temporal en el estado de ánimo en respuesta a un estímulo positivo, pero volver a sentirse decaído a los pocos minutos.
  • Aumento del apetito y aumento de peso.
  • Dormir por mucho tiempo y despertarse con más cansancio.
  • Pesadez en brazos y piernas durante distintos intervalos de tiempo.
  • Susceptibilidad a la crítica y el rechazo hasta el punto de afectar nuestras relaciones sociales.

Sonrisa suicida

Olivia Remes, experta en ansiedad y depresión de la Universidad de Cambridge, explica que la ‘depresión sonriente’ puede llevar a pensamientos suicidas, debido a que las personas no son capaces de detectar la inestabilidad emocional a tiempo.

Ante el desconocimiento, los ‘deprimidos sonrientes’ pueden estar expuestos a mayor peligro si es que continúan con su vida diaria.

La fuerza que tienen para continuar con su vida diaria puede hacer que sean especialmente vulnerables para llevar a cabo planes de suicidio. Esto contrasta con otras formas de depresión, en las cuales las personas pueden tener ideas suicidas, pero no suficiente energía para actuar en base a sus intenciones“, señaló Remes en un artículo para el portal The Conversation.

Foto: Flickr – zitona qatar. Bajo licencia de Creative Commons

Te puede interesar

¿Algo que comentar?

A %d blogueros les gusta esto: