fbpx
Cuentos Lo que nadie se imagina 

Lo que nadie se imagina 23

Orlando Silva juega con sus dedos mientras aguarda la respuesta de Consuelo Rojas, la mujer que justo hace cinco minutos acaba de recibir un peluche ridículamente grande como romántico en plena Avenida Abancay. Uno que otro curioso se acerca para ver el desenlace de la escena. El silencio incrementa la tensión en la mente del pobre Orlando. “Cómo chucha no fui un avestruz para enterrar mi cabeza”, se dice así mismo en su mente para calmar un poco las cosas. Ella abre la boca. Va a hablar… “Siempre te dije…

Leer más
Lo que nadie se imagina 

Lo que nadie se imagina 20

“¡Pero en qué mierda estabas pensando!”. Si Don Seferino hubiese recibido un sol por cada vez que escuchó esta frase, sin duda alguna sería el hombre más adinerado del Perú. De hecho, yo hubiese aportado como 367 soles a esa hipotética fortuna teniendo en cuenta que fui muy severo con él al darme cuenta de una historia tan romántica como cojuda. Pero eso depende… Siempre depende quién escucha las historias de alguien para juzgar las decisiones que solo se hacen una vez en la vida; decisiones que de alguna manera…

Leer más
Lo que nadie se imagina 

Lo que nadie se imagina 18

Nathallies viste santos en una vieja iglesia de su Puerto Rico. No es broma, en realidad tiene ese oficio. Lo curioso es que estaba soltera -pretendientes nunca le faltaron- cuando aceptó el singular trabajo de diseñar los trajes de las estatuas que adornan el santuario. Eso sí, ella no es muy religiosa que digamos, pero el ingreso extra cae excelente cada fin de mes. La chambita le duró un par de meses hasta que cierta tarde recibió un mensaje por WhatsApp. No daba crédito a lo que leía. Una vieja…

Leer más
Lo que nadie se imagina 

Lo que nadie se imagina 16

Barranco, 13 de abril de 2009 Menuda mierda en la que me metí. Cómo pude ser tan cojuda en salir con un tipejo como este. ¡Pero que es aburridísimo! ¡Nada comparado con lo que prometía en Tinder! Admito que en Internet somos otras personas, esa cagada corre a mi cuenta, pero -¡por el amor de Dios!- algo de piedad con este chico. Todo callado y encima tímido hasta el tuétano. Algo debo hacer. Aún es temprano y puedo recuperar mi noche del sábado. -Discúlpame, voy al baño… Bien. Ya me salí…

Leer más
Lo que nadie se imagina 

Lo que nadie se imagina 15

Una mañana revisaba el periódico cuando me topé con el siguiente aviso: “MOVIMIENTO ANARCOSINDICALISTA DE LOS CORAZONES FRÍOS busca nuevos miembros. ¿Interesado? Comunícate al 966316972”. Me dio mucha curiosidad. Cogí el teléfono y llamé con el afán de saber qué clase de locos eran. “Gracias por llamar al Movimiento Anarcosindicalista de los Corazones Fríos. Espere en línea a nuestra operadora”, dijo la contestadora. Esperé unos segundos hasta que la operadora tomó la llamada. Operadora: Buenas tardes, ¿en qué puedo ayudarle? Yo: Hola. Sí, leí su anuncio en el periódico y…

Leer más
Lo que nadie se imagina 

Lo que nadie se imagina 14

Federico Gómez observa desde el fondo de la iglesia cómo su amada -la mujer de su vida a sus 28 años- se entrega en cuerpo y alma a otro hombre ante Cristo crucificado y ante los ojos de Dios. “Si hay alguien que se oponga a este matrimonio que hable ahora o calle para siempre”, dice el cura por simple protocolo y sin prestar atención al público. “Esa vaina de que hacen chongo son cojudeces, nunca he visto nada en mi larga experiencia”, piensa divertido mientras suelta una ligera sonrisa.…

Leer más
Amor Lo que nadie se imagina 

Lo que nadie se imagina 13

Sebastián Peralta toma la mano de Marujita Molina y la mira directamente a los ojos. “Esta noche haremos la prueba del amor”, le dice con ansias en medio de la plaza Bolognesi, en Cercado de Lima. Ella asienta con la cabeza y aguarda en silencio: está preparada para dejarlo todo esa noche. Caminan hacia su destino con firmeza. Ambos se miran decididos a llegar hasta el final. En el trayecto se cruzan con varios hoteles de mala muerte. Ninguno importa, nada se compara con lo que están por hacer: la…

Leer más
Lo que nadie se imagina Sexo 

Lo que nadie se imagina 12

Javier Mosquera y David Solano son dos amigos que una buena noche se fueron de putas. Ambos salían del bar luego de una larga jornada de clases en la universidad y buscaban algo de sexo fácil en las calles del Centro de Lima. Para su buena suerte, no tardaron mucho en encontrar a dos bellas casquivanas frente a un bar por la avenida Abancay. Los jóvenes fueron sinceros con lo que querían. Estaban considerablemente ebrios como para no guardar las formas. “¿A cuánto el cache?”, preguntó Javier sacando la billetera…

Leer más
Amor Lo que nadie se imagina 

Lo que nadie se imagina 11

A Hipólito Severo le enseñaron desde muy pequeño cómo tratar a una mujer. “¿Ahora qué hago con esta cojuda de mierda?”, espetó al tiempo que se servía más cerveza para ahogar su frustración. Lo curioso es que la cojuda de mierda de quien habla Hipólito no es otra que su enamorada. Ninguna mujer merece ser tratada así, incluso a sus espaldas, pero Hipólito atravesaba una circunstancia bastante “especial”. “Yo la amo muchísimo y justo por eso me pongo así. Te explico. Resulta que hace unos días la vi besándose con…

Leer más
Lo que nadie se imagina Sexo 

Lo que nadie se imagina 10

Juliano Brero es uno de esos hijos de puta que encontró al amor de su vida. Aún recuerdo esa vez que se me acercó feliz de la mujer con quien planeaba tener dos hijos, una casita alquilada en Barranco y quizá un perro, porque ambos odian a los gatos. No seas ingenuo al creer que el amor de su vida es efectivamente una modelo de ojos azules, piel de azúcar moreno y un trasero de infarto. Nada más equivocado. De hecho, aquel ser que Juliano llama “el amor de su vida”…

Leer más