fbpx
Estado soltero Cuentos 

Estado: soltero

Son estas horas de la madrugada (3.24 AM.) en que uno se pregunta si ser soltero refiere implícitamente a la soledad. Y no es que lo diga, porque la noche provoque deseos lujuriosos, sino en el sentido sencillo de la realidad. Son momentos como estos, cuando los hombros se me tensan de tanto escribir y el frio hiela mis pies, en que uno tiene las ganas de tomar un cafecito con aquella chica a quien quise por enamorada, pero las cosas no salen como uno las desea. Y así detallaría…

Leer más
Consulta Cuentos 

Consulta

Hola. Sabes algo, hay personas quienes parecen nacer viudos. Y tú, que me conoces tanto, sabes que me refiero a mí mismo, que soy viudo desde que el enfermero golpeó mis nalgas para que me desahueve en esta vida que la llevo sobreviviendo. Resulta, doctora… Lo sé, no te digo así, porque aún no terminas la Universidad, pero lo eres desde el momento que vomité bilis en tu vereda mientras el mundo que conocía -o creí conocer- se enfrascaba en una botella de licor. Pero te diré doctora, a pesar…

Leer más
El eco de tus suspiros Cuentos 

El eco de tus suspiros

Y lo que viene es la transcripción de un alarido ahogado entre los dedos, que ahora duerme como mal recuerdo en el fondo de la almohada. Lo que viene no espera ser un testimonio, menos una querella a la injusticia, sino un texto sumido en la quietud de los nervios al estudiar el silencio entre la bulla, la sonrisa que sabe a despedida y la despedida que no espera ser la última. Esta transcripción es un alarido, mas no un chantaje a quien culpo mi exabrupto, del desvelo sin motivo…

Leer más
Cuando sobran las palabras Cuentos 

Cuando sobran las palabras

.. … … …… …… … ……., ….. … . ….., … ….. ….. ……. … … …….. …. …….; …. ……. …. …. …. …. ……… … .. . ……. …; . … . . ., ……;. ……, …. ….. ……. ….. ……………. … … (… ….. ….) . . . . ……., …., …… …. … ………. …… .. … -……- ……… ….. … …… …. …….. ……. …….., …. ….., ……, ……. (…..) …….. …. …… … ……; ……. ……. ……. .. … ….. …. …..-…… ….…

Leer más
lo que nadie se imagina 25 Cuentos Lo que nadie se imagina 

Lo que nadie se imagina 25

Tengo más de seis años viviendo solo con mi abuela y no me explico cómo mierda su pensión de jubilación le alcanzó para comprar un lujoso televisor LED, un par de aretes dorados marca Cartier y la inicial de un Kia Cerato. ¡Todo eso en el lapso de dos meses! Algo raro estaba pasando. Lástima que me enteré de la peor manera. La llamada Una vez le pregunté por curiosidad. Me dijo que se trataba de la herencia de una prima muy lejana. Tuve que creerle. Era su palabra contra…

Leer más
Las desopilantes aventuras de Ray Dhrama Cuentos 

Las desopilantes aventuras de Ray Dhrama (II)

Dígame, señorita… ¿Se refiere a un tipo así de este vuelo con lentes negros y cara de cojudo? Sí, ya me acordé de él… Lo habré visto unos dos días atrás, señorita… Aquí por esta parte del barrio es raro ver gente así, pe señorita. No entiendo cómo no le han robado. ¿Como me dice? ¿Si hablé con él? Sí, claro, estaba frente a mi puesto de periódicos. Allí parado donde está usted, señorita, exactamente allí. Solo miraba las portadas de los periódicos, no se inmutaba a decir algo más.…

Leer más
Cuentos 

Lo que nadie se imagina 24

Percy Aragón toma un poco de aire antes de comenzar a escribir. Mira el blanco de los píxeles de su pantalla. Trata de enfocarse sobre la nada. Escribe palabras sin sentido para luego borrarlas: una manera de provocar a la imaginación para que de un chispazo encienda la pradera. “Hola, ¿estás allí?” No hay necesidad de más palabras. No hace falta escribir. Percy presiona el botón “publicar” y se olvida del resto… hasta que apareció su jefe. “¡Qué mierda te pasa! ¡Cómo vas a publicar eso en redes sociales! ¡Somos…

Leer más
Cuentos 

Los malabares del miserable

“Disculpa, ¿esperaste mucho?” Segisfredo Llorente toma asiento al lado de su cita hecho todo un caballero de la improvisación. La camisa que lleva encima es prestada. Los zapatos finos se los robó a un primo que -por desgracia- perdió ambas piernas en un accidente de tráfico. El pantalón de marca se lo sacó de una colecta pro fondos para damnificados. El perfume es en realidad una muestra gratis de Hugo Boss que alcanzó a pillar diez minutos antes del encuentro. “¿Pedimos algo? Tengo algo de hambre”, le dice Justina Pollet.…

Leer más
Cuentos Lo que nadie se imagina 

Lo que nadie se imagina 23

Orlando Silva juega con sus dedos mientras aguarda la respuesta de Consuelo Rojas, la mujer que justo hace cinco minutos acaba de recibir un peluche ridículamente grande como romántico en plena Avenida Abancay. Uno que otro curioso se acerca para ver el desenlace de la escena. El silencio incrementa la tensión en la mente del pobre Orlando. “Cómo chucha no fui un avestruz para enterrar mi cabeza”, se dice así mismo en su mente para calmar un poco las cosas. Ella abre la boca. Va a hablar… “Siempre te dije…

Leer más
Cuentos 

Lo que nadie se imagina 22

“¿Estás despierto? Hazme el favor de acompáñame al baño que está todo oscuro”. Galileo Souza sabía que no hacía falta estar despierto para acatar las órdenes de su galletita de chocolate, su bien amada Doña Meli, a tan altas horas de la madrugada, porque bastaba un minuto de silencio para que ella -con sus piernitas arrugadas pero potentes- lo empujaran hasta el suelo. O se despertaba a las buenas o lo despertaban a las malas, no había pierde. A pesar de que se trataba de un favor, a Doña Meli no se…

Leer más