fbpx
avengers-endgame-vengadores-ucm-cmu-spoilers-analisis-reflexionArtículos Reflexiones 

Lo bueno de los spoilers

Hoy vivimos en la era del spoiler. Hay quienes sufren hasta la médula cada nuevo dato que se va revelando en Internet, sea por culpa de aficionados que no saben cómo expresar su entusiasmo o malditos sin alma que filtran escenas en Internet, incluso antes del estreno. Imagino que se te viene a la mente Avengers: Endgame y los últimos episodios de Game of Thrones.

No es lo mismo

Personalmente, aún siendo seguidor del Universo Marvel y Star Wars, me da igual enterarme de la trama mediante spoilers. De hecho, los busco para motivarme a ver la película con más ganas.

Mi lógica es extraña, pero siento que ver una película pese a los spoilers hace que puedas evaluar mejor el desarrollo de la trama, la calidad de la catarsis en la ficción.

Por ejemplo, para Star War: Episodio VII, supe por error de un amigo que Han Solo moría al final de la película. Cuando fui al cine y vi la última escena, a pesar de saber que el personaje moría, toda la elaboración de la trama me hacía dudar de lo que ya sabía: percibí una pena distinta a como me la contaron, porque no es igual, aunque en los hechos sea lo mismo.

Lo bueno del spoiler

El spoiler frustra el efecto sorpresa en todo tipo de narración. No obstante, cuando la historia es muy compleja, el spoiler puede facilitar el entendimiento de la misma.

El spoiler, por otro lado, solo revela un aspecto de la trama de manera muy puntual sin echar mano de los otros elementos que acompañan a la narración. Algo así como me sucedió con Han Solo: supe del hecho en sí, pero toda la escena me hizo sentir con las mismas ganas de que él siga con vida.

Según un artículo escrito por Raúl López Parra, el lado positivo del spoiler es hacer que la historia sea agradable al facilitar el entendimiento de la trama.

“El espóiler pese a su connotación negativa, en la práctica, como se ha visto, también tiene aspectos positivos que ayudan a apreciar el contenido mediático. Cuando el espectador entiende una historia de forma fácil es más probable que experimente una sensación de confianza, lo que incrementa su grado de transporte cognitivo y afectivo, es decir, su grado de inmersión en la historia”.

Además, López Parra explica que hay dos tipos de espectadores que asimilan el spoiler de distinta manera. Quienes disfrutan del reto cognitivo, rechazan los spoilers, porque evita que puedan pensar y llegar a la conclusión sin ayuda. Por otro lado, está la audiencia afectiva que goza de las emociones que sientes cuando ven una película. Son estos últimos -creo que me incluyo en ellos- los que no asimilan el spoiler como una tragedia, porque prefieren “sentir cada escena” mediante todos los elementos que no figuran en el spoiler.

Así que las cosas como no son. Los spoilers no son de los peor si es que conoces bien las cosas que disfrutas de una película. Lo que sí es fastidioso son quienes hacer spoilers solo por molestar, típica del abusivo que golpea por golpear para generar reacciones encontradas.

Ahora que lo pienso, ¿no hay películas que vemos más de una vez y aún así nos emocionan? Algo parecido sucedería con los spoilers, pero eso ya depende de cada quién cómo asimile esta información.

Te puede interesar

¿Algo que comentar?

A %d blogueros les gusta esto: