Así es cómo pudiste heredar el sufrimiento de tus padresArtículos Psicología 

Así es cómo pudiste heredar el sufrimiento de tus padres

Hay quienes creen que somos los dueños de nuestro destino, pero hay algo en lo que estos pseudogurús de la buena vida no toman en cuenta: la ciencia, específicamente la transmisión genética.

No quiero sonar técnico ni creerme el muy intelectual, pero estoy convencido de que somos lo que «somos» por dos cosas: nuestras experiencias, ideas, impresiones y convicciones, y nuestra composición natural, en la que incluyo los neurotransmisores -dopamina, serotonina, etc.-, la información genética y otras muchas cosas que están relacionadas por cómo orgánicamente somos capaces de interpretar el mundo.

Aún así habrás oído que cada quien es feliz porque quiere o puede, como si la felicidad fuese una decisión, una construcción, algo que está al alcance de todos sin importar tu condición… pero temo decir que sí importa, porque en lo más profundo de tu ser -no lo digo metafóricamente- puedes cargar con el sufrimiento de tus padres.

Según el National Human Genome Research Institute, la epigenética «estudia los cambios hereditarios causados por la activación y desactivación de los genes sin ningún cambio en la secuencia de ADN subyacente del organismo». Esto quiere decir que nuestro organismo puede añadir o quitar etiquetas químicas en el ADN en respuesta al entorno en el que vivimos, y dicho entorno pueden ser los traumas del pasado y el estrés.

Una investigación hecha por la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) comparó la longevidad de los hijos de los veteranos que fueron prisioneros con la de los que no lo fueron en la Guerra de Secesión (1861-1865). Se llegó a la conclusión de que, a la misma edad, los hijos de los prisioneros concebidos después de la guerra tenían el doble de posibilidades de morir.

«Ciertamente hay transferencia intergeneracional de rasgos en humanos, algo que puede ocurrir por métodos bien conocidos, como la herencia genética, o la herencia cultural, como el aprendizaje», señaló el profesor de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia) Neil Youngson, según cita El País. «Lo que es especial aquí es que esta investigación muestra un mecanismo de herencia diferente, la epigenética, en el que una exposición ambiental (en este caso el hambre o el estrés) induce cambios moleculares en los gametos que, a su vez, afectan a la salud o conducta de sus descendientes», agregó.

Un dato interesante es que el trauma siempre es heredado por los hijos varones. Estadísticamente, las hijas resultaron ser igual de longevas como las del resto de los que fueron a la guerra. Lástima que aún no hay una respuesta para esta discriminación por sexo.

Entonces, ¿aún así piensas que eres dueño de tu propio destino? Será mejor echar un vistazo al pasado para sincerarte con lo que puedas o no sentir en tu propia vida. Somos pedazos de la historia. Eso es inevitable.

Más cosas por leer...

Leave a Comment