fbpx
Titanic, James Cameron y las disculpas por haber dañado de la honra de este personajeArtículos Libros 

Titanic, James Cameron y las disculpas por haber dañado la honra de este personaje

Titanic es una película de amor que se desarrolla en medio de una tragedia histórica: el hundimiento del transatlántico británico en 1912. Dirigida y guionisada por James Cameron, Titanic tuvo un elenco estelar protagonizado por Leonardo DiCaprio, Kate Winslet, Bill Paxton, entre otros, para interpretar a los diferentes personajes que iban a bordo del supuesto barco inhundible.

Cameron recurrió para la trama hacer referencia a personalidades que sí existieron en la vida real y tuvieron un papel importante en la secuencia de hechos que ocurrieron durante la tragedia. Lamentablemente, esta práctica muy recurrente en la ficción basada en hechos reales, Cameron cometió algunos errores en Titanic que acabaron en denuncias legales por ensuciar la honra de algún fallecido.

Este es el caso de William McMaster Murdoch, el primer oficial que se suicida tras disparar a un pasajero que intentaba subir a uno de los botes salvavidas. Aquí te comparto la escena por si te habías olvidado.

Hablaron los familiares

Los familiares de McMaster se sintieron aún más indignados cuando este fue presentado como el villano de la película al acceder a un soborno para que solo algunos cuántos tengan el privilegio de subir a los botes.

“Todos esos hechos son falsos y Cameron lo sabía. Incluso la Fox hizo una donación a la fundación que hay en Escocia con el nombre de mi tío, para reparar su honor”, aseguró la sobrina del oficial, quien además obligó a Cameron a disculparse e ir a juicio.

Cameron finalmente lo hizo en los comentarios del DVD, pero sí defendió su punto de que los oficiales realizaron algunos tiros con tal de hacer valer la política de “las mujeres y los niños van primero”.

El verdadero final de McMaster aparece en el libro Titanic, The Exhibition, de Jesús Ferreiro. Él explica que McMaster murió al saltar sobre el pescante de uno de los botes, donde recibió un golpe que acabó siendo fatal.

¿El guión lo aguanta todo?

Los guiones de película pueden aguantarlo todo, ¿pero cuál es el límite en caso de tergiversar los hechos históricos para acomodar el argumento de una ficción? Una alternativa pudo haber sido crear un personaje alternativo que no sea el mismo McMaster para así atribuirle los elementos que requiera la ficción.

Sin embargo, esta práctica tiene un límite cuando el personaje alternativo incluido en un hecho histórico ocupa un puesto único que hace referencia directamente al personaje real. Este sería el caso, por ejemplo, del capitán quien es un personaje único y si el director hubiese puesto a otro ficcionado, los familiares sentirían -y quizá también los abogados- que la referencia es directa.

Digamos que Cameron decidió finalmente asumir el riesgo de inventar una ficción perjudicando la honra de personajes históricos. Los que saben de ficción lo justificarán como parte del proceso creativo, pero dicho riesgo no es un salto al vacío. Las grandes productoras suelen contar con un equipo de abogados para analizar el riesgo de una posible querella. Incluso, en caso de haber juicio y perderlo, ya existe un presupuesto para el pago de indemnizaciones. A eso se llama evaluación y prevención de riesgos en la producción cinematográfica.

La cuestión es hasta qué punto la ficción merece alterar los hechos históricos. Solo basta que sea ficción para saber que las referencias históricas no son auténticas. Titanic no pretende ser un documental, pero sí hay límite entre las referencias y la honra cuando se trata de una tragedia humana, donde las responsabilidades y las últimas acciones en vida son pruebas de la dignidad ante la catástrofe.

Te puede interesar

¿Algo que comentar?

A %d blogueros les gusta esto: