fbpx
Cuando intenté dormir como los delfinesReflexiones 

Cuando intenté dormir como los delfines

De niño recuerdo haber sido bastante nerd… Aún lo soy, de hecho, pero cuando era un chiquillo la imaginación era atrevida e inocente. Por aquel entonces mi parrilla televisiva (ya en la era del cable) era Discovery Kids, History Channel, algunos programas de TV Perú y uno que otro dibujo animado. No veía el Chavo del Ocho, porque mi padre pensó que me haría imbécil, pero eso ya es otra historia.

Una vez viendo TV

Una buena tarde escuché en la televisión -creo que en el programa ‘Discovery en la escuela’- que los delfines tienen la capacidad para dormir la mitad cerebro, mientras que la otra mitad se encarga de mantener la respiración.

Cuando descansan los delfines, únicamente un hemisferio de su cerebro pierde conciencia, por lo que únicamente cierran un ojo (el ojo izquierdo se cierra cuando duerme la mitad derecha del cerebro y viceversa).  Mientras tanto, el hemisferio cerebral restante se encarga de monitorear la respiración.

Muy Interesante

¡Qué cosa más genial! De niño siempre pensé en lo útil que sería tener esa capacidad, pues así no perderíamos 8 horas inmovilizados en una cama. Seríamos más eficientes. Podría hacer la tarea en la madrugada y ver televisión hasta el día siguiente. ¡Qué importaba si podíamos dormir estando conscientes al mismo tiempo!

En el colegio

El sueño es algo que se cuela entre los libros en las horas más aburridas de la clase. No sabía qué diablos hacer. Echarse en el pupitre era incómodo y hasta vergonzoso si la profesora me descubría. Fue entonces cuando pensé en los delfines.

Me tapé un ojo con la mano y con el otro observaba la pizarra. Sabía que orgánicamente no estaba diseñado para tener la misma capacidad de los delfines, pero qué diablos. Todo intento valía la pena con tal de distraerse ante el aburrimiento.

Como habré estado de desesperado que hasta trataba de hallarle lógica a lo que estaba haciendo.

“Si me tapo un ojo, la visión panorámica se reduce y hago que mi cerebro procese menor información. No estaré durmiendo como los delfines, pero sí disminuyendo mi actividad cerebral”.

Sí, de esa manera pensaba desde la primaria.

Ahora de adulto

Hasta que un neurocientífico me diga lo contrario, continuaré tapándome un ojo para creer que descanso parcialmente mi cerebro. ¡Que para mí tiene bastante lógica, a pesar de haberlo concebido hace más de 20 años!

Curiosamente he extendido esta práctica a otros hábitos.

Ahora mantengo un ojo cerrado cuando recién despierto por las mañanas. Siento que así me despierto progresivamente para que mi cerebro no se vea alertado procesando tanta información de golpe con los dos ojos bien abiertos.

También hago lo mismo cuando estoy a punto de dormir (o estoy quedándome borracho) y de pronto me buscan conversación en la noche.

Es algo tan curioso que mi hermana lo llama ‘el ojo maligno’. Incluso, una expareja pensó que se traba de un tic y no me decía nada por respeto a una posible deficiencia facial.

Razonamientos como estos creo tener varios en mi cabeza. Algunas no las cuento para no parecer idiota, pero alegran bastante el día. Hace creer -al menos- que existe cierto realismo mágico en un mundo tan gris.

Te puede interesar

2 Thoughts to “Cuando intenté dormir como los delfines”

  1. Winnie

    Las ballenas también duermen con solo una mitad del cerebro 🙂

    1. ajsuarezp

      Buen dato! Eso es cierto jajaja gracias por el detalle

¿Algo que comentar?

A %d blogueros les gusta esto: