fbpx
Poesía 

Ataúdes vacíos

Aún recuerdo la noche
eterna y triste
en la que
tu cuerpo
desapareció
de mis manos,
en la que
mis labios
no te alcanzaron,
en la que
no pude devolverte
el aliento
del último beso
que nos dimos,
en la que
temblé roto
de silencio
y herido
de sangre
en el alma,
en la que
no pude verte
hasta el final
de las horas,
en la que
por última vez
te regalé las flores
que nunca
te prometí,
en la que
te ocultaste
para siempre
en la oscuridad
de una caja
de madera
eterna y
triste
también…

Te puede interesar

¿Algo que comentar?

A %d blogueros les gusta esto: