fbpx
Psicología Reflexiones 

Shakira y una pequeña reflexión sobre la producción artística

Las conversaciones que pueden surgir en plena carretera hacia el sur son de las más pintorescas e iluminadoras. Hace un par de días estaba de viaje con destino a Lobos (km. 126) junto a unos amigos de la universidad cuando la nostalgia noventera nos abordó en plena carrera.

“¡Escuchemos algo de Shakira! ¡De las canciones que valían la pena!”

Éramos cuatro personas dentro del vehículo y todas aceptamos el nuevo playlist de la colombiana. “Pies descalzos”, “Dónde están los ladrones”, “Inevitable”, “Estoy aquí”… El karaoke modo carpooling iba de lo lindo hasta que solté el comentario desgraciado.

“Esas canciones al menos tenían algo… No sé, una mística, un mensaje, un propósito… Ahora solo habla cojudeces. Waka waka… Me gusta esa barbita… Yo soy loca con mi tigre… Huevadas”, dije entre indignado y medio riéndome de mi seriedad con algo tan efímero. “Curiosamente esas canciones muy buenas las escribió Shakira cuando tenía una relación con Antonio de la Rúa. Ahora que está con Gerard Piqué solo escribe tonteras”.

Mi compañero del asiento trasero me escucha con atención y agrega algo tan interesante que me motivó a escribir esta publicación.

“Es que, papi, eso significa que De la Rúa fue más que Piqué. O sea, si los dos se encuentran en un bar, De la Rúa le puede decir: ‘mira lo que ella compuso conmigo’. Eso era amor pues, Shakira estaba ilusionada hasta para componer temones como los que estamos escuchando ahora. Pero con Piqué, puro Waka waka no más. Ni se esfuerza por componer con la misma sensibilidad que antes”.

Imagino que a Piqué estas cosas le importan un bledo, pero haciendo un análisis somero al asunto, pienso que sí, que mi amigo tiene razón en un punto: la inspiración no es la misma. Claro que podemos hablar que en realidad Shakira se vendió al sistema para posicionarse a través de letras repetitivas y pegadizas, en lugar de una composición lírica más compleja.

De alguna forma, lo que escribió Shakira durante su relación con De la Rúa guarda algo muy personal de lo que la colombiana quería transmitir. Ahora con los nuevos temas de la artista, no creo que realmente ese sea el mensaje que ella quiera compartir con el mundo. Digamos que perdió su individualidad, su sello indeleble sobre su producción artística para simplemente estandarizar una producción que -mal que bien- funciona para las grandes discográficas. Y a estas últimas les vale mierda si las canciones de Shakira gustan por su calidad lírica o simplemente sabe vender bien la sexualización en sus temas musicales. Lo importante es que venda.

Pero hay que agregar algo importante: resulta fácil analizar las cosas desde la actualidad sabiendo cómo se desarrollaron las cosas con el tiempo. ¿Qué tal si Shakira seguía con De la Rúa y por la necesidad de comercializarse en el mercado de la música, igualmente hubiese caído en las garras del Waka waka y la barbita bonita? Ciertamente no lo sabemos y nunca lo sabremos con precisión.

Hablar de esto en el vehículo me dio curiosidad sobre cómo harán los artistas cuyas obras tienen los nombres de exesposas o exnovias. Yo sin ser tan conocido me he comido cuánta pelea por poemas y cuentos que figuran en este blog y que -de alguna manera- son obras inspiradas en personas que pertenecen a su tiempo, creaciones que viven y mueren en un instante y no deberían ser un lastre que llevas contigo por toda la eternidad. Imagino que Shakira o demás artistas piensan igual, sino imagínense, la vida sería una acusación continua y sin piedad.

La sesión de Shakira en el karaoke carpooling estaba llegando a su final cuando la nostalgia motivó entre nosotros el recuerdo de las anécdotas adolescentes, frustraciones amorosas por allí, amores platónicos por allá… De alguna manera, Shakira (la que recuerdo con cariño) también fue un producto de su tiempo y lo mejor es recordarla así. Ya no se le puede reclamar nada, salvo comentarios críticos sobre en lo que se convirtió, pero ¿reclamarle algo? Pienso que no, ya fecundó en mi generación una semillita de nostalgia que nos recuerda con las vivencias más felices del pasado.

Te puede interesar

¿Algo que comentar?

A %d blogueros les gusta esto: